Entrenamiento de integración auditiva

 

¿Qué es el entrenamiento de integración auditiva por el Método Bérard? 

El Método Bèrard, conocido también como Auditory Integration Training (AIT), es una estimulación neuro-auditiva, no invasiva, que permite al Sistema Nervioso Central modular de manera adecuada el flujo de información sonora e interpretar correctamente los estímulos auditivos.

El sistema AIT está basado en la  escucha de música modificada y filtrada mediante auriculares profesionales y un aparato específico para este fin diseñado por el Dr. Bèrard.

earducador

Eareducator. Desarrollado en la década de los 50 por el Dr. Guy Bèrard, médico cirujano y otorrinolaringólogo francés. 

El Eareducator selecciona de manera aleatoria y en lapsos de décimas de segundo frecuencias graves, medias y agudas a las que enfatiza o elimina del espectro sonoro, modificando la intensidad del sonido y los canales de entrada en función del diseño del programa personalizado.

 

¿En qué puede ayudarte este Método?  

El Método Bèrard trabaja entrenando el sistema auditivo central, que es el que procesa la la información recibida y asigna significado a los sonidos percibidos, ya pertenezcan a música, habla o ruido. El sistema auditivo también es el responsable del control del equilibrio, la planificación motora y la coordinación.

Ventajas: es una técnica totalmente compatible con cualquier otro tipo de intervención. Es una técnica no invasiva, no farmacológica y que no requiere de la participación activa del paciente. Por tanto, es un tratamiento efectivo, económico y con resultados a corto plazo.

Beneficios:

  • A nivel auditivo: se produce una mejora en la calidad auditiva, el procesamiento auditivo central, mejora de la comprensión, detección, discriminación y percepción. Mejora la hipersensibilidad o hiposensibilidad, la memoria auditiva y la sensibilidad vestibular. Mejora con diferencia la adaptación de prótesis auditivas, ayuda a integrar el ruido del acufeno en el paciente.
  • A nivel fonológico: se produce una mejora en las expresiones e interacciones verbales, destrezas del habla, un mayor procesamiento de información y lenguaje, y una mejora en el tono y volumen de la voz.
  • A nivel psicomotor: impulsa las destrezas motoras, mejora en el control de los movimientos ojo-mano, mejora los movimientos estereotipados, incrementa la  habilidad de planeo motor, balance y coordinación, y proporciona una mayor iniciativa para el contacto visual y el juego interactivo.
  • A nivel emocional: los pacientes ven reducidos sus niveles de estrés, por lo que se produce una mejora en  irritabilidad, hiperactividad e impulsividad. Además,  aumenta de la autoconfianza, la independencia, la socialización y la conducta se torna más serena y adecuada a la edad cronológica. Mejora de los patrones del sueño.
  • A nivel educativo: mayor seguimiento de instrucciones, simples y complejas, mejora la concentración, el rendimiento académico y la autonomía.

 

¿A quién va dirigido este Método?  

  • Niños y adultos con cualquier tipo de alteración o pérdida auditiva.
  • Niños y adultos con intolerancia al ruido (algiacusia, hiperacusia), espacios ruidosos, o percepción auditiva dolorosa.
  • Usuarios de audífonos con mala comprensión.
  • Candidatos a uso de audífonos que rechazan la amplificación de estos.
  • Imprescindible para una adaptación eficaz de las prótesis auditivas.
  • A quienes padecen de acúfenos o tinnitus.
  • Útil en procesos neurodegenerativos, como el Alzheimer (en estado inicial y medio) y otras demencias.
  • Niños con dificultades de aprendizaje o problemas de atención.
  • Personas con dificultad en el lenguaje y/o pobre discriminación auditiva.
  • Personas que padecen determinados trastornos del sueño.
  • Estudiantes de música e idiomas.

 

¿Cómo se hace Bèrard AIT?  

Primero realizamos un estudio previo consistente en pruebas auditivas sobre agudeza, uniformidad en los umbrales de percepción, distorsiones, discriminación, lateralidad, tiempo de respuesta, nitidez en la percepción y seguridad en las respuestas.

Las pruebas auditivas se realizan en 3 momentos del proceso:

  1. Antes de iniciar el entrenamiento..
  2. Tras 5 días de sesiones de entrenamiento.
  3. Una semana después del entrenamiento.

Los resultados de las pruebas permiten evaluar la calidad auditiva, formular el diagnóstico y decidir la fórmula más conveniente para regular el modulador de frecuencias con el EareducatorTM, de tal modo que el cerebro escuche sonidos graves, medios y agudos; fuertes y suaves, con una alternancia continua para sorprender sin pausa y evitar su habituación.

 

PROTOCOLO DE ENTRENAMIENTO

10 días de sesiones de escucha, a razón de 2 veces al día durante 30 minutos cada sesión. Consta de 20 sesiones divididas en 10 horas y con un intervalo mínimo de 3 horas entre las 2 sesiones diarias. Es aceptable tener un descanso de 1 ó 2 días siempre y cuando se realice tras los 5 primeros días de entrenamiento.

 

 

Estas sesiones activan las células del oído estimulando conexiones neuronales que favorecen diversos procesos funcionales y emocionales, mejorando la autonomía y la comunicación social.

No se hacen «sesiones de refuerzo». Si se estima que el paciente podría beneficiarse de más AIT (por ejemplo, en entrenamiento de acúfenos, hipoacusias, etc.), se recomienda esperar al menos 6 meses tras el primer entrenamiento.

¿Quieres más información? Solicita una cita sin compormiso con nuestra audioprotesista y resuelve tus dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *